Compresores Nitrox de BAUER. Compresión Nitrox con seguridad.

Compresor Nitrox BAUER MARINER 320-OX
Compresor Nitrox BAUER MARINER 320-OX
Compresor Nitrox BAUER MINI-VERTICUS-OX
Compresor Nitrox BAUER MINI-VERTICUS-OX
Compresor Nitrox BAUER VERTICUS-OX
Compresor Nitrox BAUER VERTICUS-OX

Seguridad certificada por el TÜV: verificación de los compresores NITROX de BAUER por el TÜV Süd

Compresor optimizado con Nitrox: Bloque compresor optimizado para un elevado contenido de oxígeno y supervisión de temperatura en todas las etapas, así como en el separador final para su total seguridad

Ya sea abierto o insonorizado, portátil o fijo: en la serie de instalaciones Nitrox de BAUER encontrará el modelo adecuado para casi todas las aplicaciones. Para su seguridad, todos los compresores Nitrox de BAUER están equipados con sensores de temperatura después de cada etapa de compresión y en el separador final. Con ellos se comprueba que se cumple con la temperatura de servicio especificada. Además, todos los componentes y lubricantes utilizados están diseñados para su empleo con un elevado contenido de oxígeno.

Los elevados estándares de seguridad en la compresión de gases enriquecidos con oxígeno hacen necesario realizar pruebas de gran envergadura. Cada material utilizado en la instalación y que entra en contacto directo con el gas debe demostrar su idoneidad según los criterios más rigurosos del TÜV y los procesos de ensayo estipulados. Estas pruebas garantizan que la mezcla Nitrox generada por la membrana de oxígeno con un contenido máximo de oxígeno del 40% se pueda comprimir sin problema en el compresor de alta presión postconectado.

Los COMPRESORES BAUER utilizan solo bloques compresores de 4 etapas para comprimir Nitrox. De este modo, el calor generado durante la compresión se distribuye en cuatro etapas favoreciendo la refrigeración efectiva.

Gracias a la disposición en estrella de las etapas de compresión se logra una estabilidad de marcha óptima combinada con un rendimiento elevado. Los cilindros independientes están fácilmente accesibles y su mantenimiento resulta sencillo. Además están posicionados a la perfección en la corriente del aire de refrigeración.

Para incrementar la seguridad, se supervisa la temperatura directamente en cada etapa de compresión y en el separador final, utilizando sensores de temperatura. En caso de sobrepasar la temperatura máxima permitida y predeterminada por el TÜV, la instalación se desconecta automáticamente y el sistema se purga.